UNA ORQUESTA QUE SE MUEVE

La Orquesta Filarmónica de la Mancha tiene entre sus fines acercar la música Sinfónica a todas las personas, formando parte del tejido cultural de la sociedad. Sabemos que con nuestra música alegramos, hacemos sonreir y meditar, discernir y reflexionar a todas aquellas personas que se acercan a nuestros actos y conciertos.

Sin embargo, buscamos ir más allá, acudiendo a diferentes espacios y lugares donde las personas que allí están no podrán acercarse a nosotros. Residencias de ancianos, hospitales, cárceles y la propia calle, se convierten en improvisados “auditorios” de la Orquesta Filarmónica de la Mancha para gozo y disfrute de todos los que allí se encuentran.

Además, a lo largo de la temporada son varios los conciertos benéficos que nuestra formación realiza, poniendo su particular “grano de arena” en la construcción de una sociedad más justa y mejor.

Los conciertos para escolares nos sirven para dar a conocer, de forma más cercana participativa e informal, la música clásica a los más jóvenes, transmitiéndoles los valores y contenidos que ella nos puede aportar. Así pues, la labor formativa de la Orquesta Filarmónica de la Mancha, mediante estos conciertos y la organización de concursos y cursos de formación se ha convertido en uno de sus principales objetivos.

La cultura del esfuerzo, la paciencia, la constancia, la superación, el trabajo diario y la búsqueda de la belleza, conforman el programa de valores a desarrollar por todos y cada uno de sus miembros, buscando además el desarrollo de los éstos en todo nuestro público.